Blog Categories

El curtido del cuero y la revolucion industrial

En la antesala de la revolución industrial ,allá por 1800 ,Humphrey Davy hizo una de las primeras contribuciones importantes en la industria del curtido. El protector del famoso científico Michael Faraday se dispuso a examinar ciertos productos vegetales , con la esperanza de poder hallar otras fuentes de tanino aparte de la corteza del roble. Davy obtuvo gran éxito en su labor de investigación , descubriendo que aquel agente tan importante para el curtido vegetal del cuero se hallaba en la madera y la corteza de otros árboles, así como en ciertos tipos de nueces o bellotas. La más importante de todas estas nuevas fuentes de tanino era el pino abeto , el cuál crecía abundantemente en las selvas americanas, por lo que prometía al curtidor una fuente barata y prácticamente inextinguible de tanino.
Durante el siglo XIX se realizaron nuevos y mayores progresos que en todos los siglos anteriores. Tal como sucedió en prácticamente en casi todas las demás ramas de la industria, esos progresos fueron alcanzados gracias a la maquinaria moderna y a su consiguiente aumento en la producción. Aparte de las máquinas que consiguieron abolir la mayor parte del trabajo manual, se inventaron otras mucho más maravillosas que consiguieron llevar a la práctica nuevas operaciones, imposibles de realizar en otros tiempos.
Una de las primeras máquinas y considerada, incluso, en nuestros días de las más importantes fue desarrollada por Samuel Parker, oriundo de Newburyport, estado de Massachusetts, en 1809. Consistía en rebajar o seccionar un trozo de cuero hasta cualquier espesor deseado. Antes de la aparición de esta máquina solo era posible reducir el grosor del cuero con un procedimiento lento y tedioso realizado a mano y con la desventaja de perder todo el cuero que se iba cortando. Esto supuso que un solo operario pudiera rebajar varios centenares de cueros por día sin perder nada de cuero, en lugar de los cuatro o cinco que se hacían anteriormente perdiendo un tanto por ciento considerable.
En el año 1850, un curtidor de Maine, llamado Mellen Brray, ideó una máquina que quitaba los pelos y excesos de carne adherida al cuero. Acelerando así una de las fases importantes en la curtiembre. Pero no fue hasta casi cien años después del descubrimiento de Davy que el químico americano Schultz utilizara las sales minerales de cromo para curtir el cuero. Esto supuso la aparición de un cuero de calidad superior , utilizado en nuestros días para zapatos , guantes y objetos de fantasía. Sus ventajas pricipales son su extremada flexibilidad y su costo reducido, debido al poco tiempo que lleva curtirlo con este proceso.
Es evidente que con la revolución industrial la industria del cuero se vió favorecida en pos de una elaboración más rapida y cuantitativa. Proporcionando al artesano del cuero mayor calidad para sus trabajos.

Deje un comentario

* Nombre:
* E-mail: (Not Published)
   Página web: (Site url withhttp://)
* Comentario:
Código captcha